17 de diciembre de 2009

Esquitxo y la Xata se quedaron en casa

Antes de que termine el año quiero hablar de mi sobrino l'Esquitxó y de su madre La Xata, mi herma mayor y del resto de la familia. Ocho mascotas en total.

Esquitxó, nombre catalán que significa algo así como salpicadura , fue un graso error que cometió la mia mamma. Guiándose por las apariencias, porque l'Esquitx era bastante canijo cuando llegó a casa y pensó que el cachorro iba a quedarse así, como una miniatura.


A la izquierda, los tres en nuestro balcón mediterráneo.     A la derecha l'Esquitxó.
Asi era el bebito en julio de 2008, un mino tímido y llenito de pulgas.  Vivía con su madre La Xata en una jardinera que tenemos en la terraza. Por las noches entraban a comer a la casa cuando creían que dormíamos. La mamma descubrió su escondite regando las plantas. Pobrecitos..., podéis imaginarlo.

Abajo, La Xata, la hija mayor de mi madre Puça, repobladora oficial de la zona. Le hemos descubierto unos cuantos hijos más desde que tengo uso de razón. Total suman unos 15 y espero que no aparezcan más. No soporto tanta competencia.

La Xata si tiene nombre apropiado, es chata, chata, chatunga. Es arisca con todos menos con la mamma. Siempre va tras de mí y yo, le doy piños para alejarla, pero ni caso. Siempre la tengo a un metro de distancia, menos por las noches. Ella siempre duerme sola, ronca y está gorda como una remolacha.

Abajo mi madre la Puça y su nieto l'Esquitxó. El bebito ya supera los siete kilos de peso. Puça no se lleva bien con ninguno de sus hijos, salvo conmigo, porque la mimo y le hago higiene diaria.  Con Rocco y Rufo también es paciente, al resto, Xato, Esquitxó y Xata, simplemente los ignora o les zurra. Mamá Puça es peso pluma pero... que genio se gasta.

L'Esquitxó es un gato muy tranquilo y solitario. Es muy formal, educado y sigiloso. Guarda las distancias con el resto de la familia y espera que estemos todos dormidos para jugar y ronronear con la mamma.
Le quedó la costumbre de nocturnidad, seguramente por el mes que pasó en la jardinera con su mami, pero yo me doy cuenta y disimulo el coraje que me da verle haciendo toritos (cabezaditas como un ternero) a la mamma humana.

Seguiré contando...
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails